La FP Dual

El panorama de empleo juvenil en España es desolador: 50% en paro, en algunas regiones incluso más, de esos la mitad ni se forma ni trabajan, los ‘ninis’, y los que trabajan lo hacen en condiciones precarias.

Una de las raíces del problema es el mal ajuste entre la formación y las necesidades del mundo laboral. El gobierno anuncia a bombo y platillo una reforma que intenta aportar solución al problema: la FP dual.

La noticia se ha lanzado en televisión, diarios y los tertulianos, siempre con tono grave y enterado, anuncian la FP dual como un gran avance. Sin embargo ninguno de ellos explica claramente que es la FP dual.

La FP dual se copia del modelo de FP que existe en Alemania, este consiste en que el alumno realiza prácticas en la empresa, como hasta ahora, pero a diferencia del modelo actual donde toda la formación se realiza en el centro de formación y las prácticas se realizan en la empresa, el alumno realiza la formación de algunos módulos, íntegros o parte de ellos, en la empresa.

La empresa firma un convenio con el centro de formación por la cual se compromete a becar a alumnos para realizar las prácticas y, lo más importante y la gran diferencia, realizar formación en la propia empresa en su departamento de formación. Esta formación es validada por un tutor y, en definitiva, supone que el alumno ha cursado parte de uno o varios módulos en la empresa.

La idea es acercar más la formación al mundo empresarial e incluso fundirlos, difuminando la tradicional separación entre centro de formación y centro de trabajo.

A priori parece una buena idea, reduciría la distancia entre la formación y la ocupación y mejoraría la buena inserción laboral, porque la empresa tendría trabajadores formados, en parte, en su propia empresa y por tanto mucho más cercanos a su estilo de trabajo y a sus necesidades.

Pero quedan muchos claroscuros. En Alemania funciona muy bien pero no olvidemos que allí poseen grandes empresas (sectores automoción, farmacéuticos, metalúrgicos, químicos, etc.) con unos departamentos de formación muy desarrollados, en cambio en España gran cantidad del alumnos de FP acaba en pymes que carecen muchas veces de un departamento de formación propiamente dicho. Además, en un trasfondo de reducciones de plantillas, salarios, ERE’s, etc. ¿Cómo verán los trabajadores la entrada de alumnos becados? Probablemente la FP funcionará bien en determinados sectores y aéreas geográficas que se establezcan alianzas entre grandes empresas y centros de formación, pero queda pendiente una reforma más amplia de la FP que permita también incluir a las PYMES.

Toni Vergés
Cap de seminari d’Informàtica
Institut Esteve Terradas i Illa (Analista – Programador)

Posted in Articulos.